Breaking News
recent

El Manchester City deja la liga en bandeja.

Tras el empate del Liverpool frente al Crystal Palace ayer 3-3 (tras ir ganando 0-3), el Manchester City solo dependía de si mismo para tirar del carro y ser de nuevo campeón de la Premier League. En frente un Aston Villa que se encuentra en posiciones bajas de la tabla.

En el minuto 11 se abrieron las hostilidades, centro atrás de Zabaleta desde banda derecha y Touré consiguió rematar, pero forzado y Guzan sacó el remate en el último momento. En el añadido de la primera mitad el balón le llegó a Milner en banda derecha, dentro del área, y la metió entre la zaga defensiva y el portero, Nasri llegó al remate, pero quizá muy forzado y el esférico salió. Era buena oportunidad para los locales. Ya en la reanudación en el 56 Kolarov lo intentó desde su casa con una falta directa, el balón superó a la barrera, pero Guzan voló y sacó la pelota con una formidable palomita.

Sería en el 63 cuando se rompiese la igualdad. Extraordinario pase de Silva hacia el desmarque de Zabaleta, y el incombustible lateral, puso el pase de la muerte de primeras hacia la posición de Dzeko, el delantero solo tuvo que empujarla al primer toque y abrir el marcador. Era el 1-0. Genial Silva. En el 70 jugada calcada, David Silva al hueco hacia la internada de Zabaleta, el lateral argentino al primer toque puso otro pase de la muerte, esta vez hacia atrás, hacia Nasri, quien remató de primeras con zurda. Guzan logró sacar la pelota pero el rebote le quedó franco a Dzeko para poner el 2-0 a placer.

En el minuto 82 falta a favor del Villa, desde lejísimos, en el perfil zurdo, la botó Bertrand y después de que Hart se confiara, el balón le llegó a Weimann, quien cabeceó a meta sin portero. El esférico impactó de lleno en el larguero, pero no entró. Fue una ocasión muy clara. En el 88 Toure comenzó a humillar a rivales en plena frontal del área, quizá un poco escorado en la derecha, y se la dejó atrás a Jovetic. El delantero en plena frontal llegó en carrera y con diestra le pegó de primeras, quizá sin mucha potencia pero si bien colocada al palo largo, imposible para el meta, poniendo el 3-0. Ya al final del partido, en el 92, Touré cazó un balón y tras recorrerse la mitad de campo propio y todo el campo rival, haber humillado a dos rivales y plantarse ante el meta con un jugador persiguiéndole, tuvo la sangre fría de chutar al palo corto y poner el 4-0.

Touré es el mejor jugador de la liga inglesa de largo, partido tras partido lo demuestra, cabalgada impresionante en el 92 de juego. De esta forma, con el 4-0, el City solo depende de su enfrentamiento en casa contra el West Ham la próxima semana para certificar el campeonato doméstico.
WEBdeLUJO Web & Marketing Online

WEBdeLUJO Web & Marketing Online

Con la tecnología de Blogger.