Actualidad
recent

Publicidad

Milagro blanco, el Bayern por los suelos

Cuando Carvajal, Coentrao, Pepe y sobretodo Xabi Alonso son los mejores jugadores del partido, no se presagio un fútbol muy vistoso, sin embargo en esta ocasión el Real Madrid ha sido mejor que el Bayern, mejor de largo. Los pupilos de Guardiola nos han aburrido con su monótono toque, con marear a aficionados y a rivales e incluso a la propia pelota, un derroche de conocimiento táctico para quedarnos todos dormidos, y como suele ser habitual en sus equipos, uno de sus jugadores ha hecho teatro, ha pedido penal Muller en una jugada del mas puro teatro a la altura de Busquets, se ha recorrido 20 metros para comerse al árbitro y en la jugada final han metido un patadón a Coentrao en la espalda sin ánimo de jugar el esférico. Rutina.

En el minuto 18, después de que el Munich nos aburriese hasta la médula llegó el 1-0. Cristiano Ronaldo en banda izquierda abrió al hueco hacia la galopada de Coentrao. El lateral zurdo, siempre cuestionado, pero convertido en titán en los últimos partidos, tuvo sangre fría y en el último segundo metió un gran pase de la muerte para que Benzema en el segundo palo llegase desde atrás y metiese gol. Grandiosa combinación que suponía el 1-0 y el Bernabéu se caía.

Tras dos intentos, uno de Cristiano y otro de Di María, llegaría otra clarísima de Cristiano, asistió desde banda izquierda Benzema y Cristiano remató a placer, pero le pegó con la espinilla el pase de la muerte y el esférico se fue alto. En el minuto 40 de nuevo el Real la tuvo, centro de Isco a pierna cambiada desde banda zurda, el balón quedó muerto en el segundo palo, Di María absolutamente solo controló con el pecho y voleó, pero el esférico se fue muy alto. Por poco. Ya en la reanudación la primera fue para Cristiano otra vez, se la comió la zaga y el portugués consiguió chutar al palo cruzado, pero con poca potencia y Neuer sacó fácil una mano. En el 67 el omnipresente Coentrao sacó rápida una falta hacia Cristiano, quien recibió solo y acabó pegando desde la frontal con zurda, quizá algo forzado, pero lo suficiente como para poner en apuros a Neuer.

En 80 Muller lo intentó desde su casa pero el esférico se fue fuera. Hasta el 83 tenemos que irnos para ver una ocasión del Bayern entre los tres palos, el balón le quedó en el área pequeña a Gotze y no dudó en volear, pero Iker Casillas salvó al equipo con una estirada a la altura de muy pocos. Parada de lujo que salvaba al equipo. Así acabó el encuentro, con Muller simulando un penal y con una patada a Coentrao en la espalda cuando ya acabó el encuentro. Lo difícil no es saber ganar, sino saber perder. El Real Madrid en la segunda parte tuvo mas balón y fue mil veces mejor que el Bayern. Es probable que Guardiola hoy no duerma.

 
WEBdeLUJO Web & Marketing Online

WEBdeLUJO Web & Marketing Online

Con la tecnología de Blogger.