Actualidad
recent

Publicidad

El Real Madrid humilla al mejor equipo del Mundo, se quemaron los árboles.

Todo señalaba como favorito al equipo alemán, yo me tengo que tragar mis palabras y reconocer que finalmente la victoria del Real Madrid ante el Bayern de Munich ha sido totalmente justa e incluso muy escasa para lo vivido. Nadie pensábamos que el Bayern solo tiraría con peligro real a portería con un chut de Robben en la segunda parte que se fue lamiendo el palo, ni tampoco nadie pensaría que íbamos a ver a Lahm haciendo un Dani Alves cuando Sergio Ramos lo fue a levantar tras un choque, las continuas agresiones de Mandzukic o el tortazo que le ha metido el mafioso de Ribery(ese al que le querían dar el balón de oro) a Carvajal por el mero hecho de ser mejor Carvajal que él.

El 0-1 llegó en el minuto 15, saque de esquina desde banda derecha de Modric, pasadita al segundo palo, y cuando parecía que nadie iba a llegar apareció Sergio Ramos para cabecear a meta. El remate salió muy centrado, pero con una potencia terrible y Neuer nada pudo hacer. A los 4 minutos el Real Madrid sentenciaba. Falta desde el perfil diestro botada por Modric, Pepe llegó a peinarla en su trayectoria hacia el área y Sergio Ramos, a pesar de ser zancadilleado por Madzukic, logró cabecear de forma fantástica y ponerla limpiamente en el palo cruzado, inaccesible para el portero. Era el 0-2 y Sergio Ramos se llevaba las manos a las orejas tras el silencio en estadio. Creo que fue ahí cuando todos los árboles se prendieron.

Tras esto vimos un recital de guarradas del Bayern, un tortazo de Ribery a Carvajal, varias agresiones de Mandzukic, lo normal. Pero el Real Madrid no paró y en el 33 llegaba el gol de la humillación, el gol de un equipo que Guardiola afirmó que no sabía dar tres pases seguidos. Carvajal amargó a Ribery, que acabó por no saber donde estaba y erró su pase, Bale se la cedió a Di María, quien levantó la cabeza y se la puso a Benzema. El falso 9 del Real Madrid aguantó y vio la carrera de Bale, a quien se la puso al hueco de forma perfecta, el galés recepcionó y se fue por velocidad, plantándose ante Neuer. Se la cedió a Cristiano y el Balón de Oro del pasado año chutó de primeras, Neuer casi la para, pero el pase a Lisboa se certificaba y el 0-3 se hizo realidad.

Todo lo demás fue cuento y posesión del Bayern, que nos aburrió y nos durmió. Se pensaban que si llegaban al 80% de posesión la UEFA les daría el partido ganado, pero no fue así, y ya en 88 Cristiano probó fortuna con una falta en la frontal, chutó rasa por debajo de la barrera y el balón se coló con tranquilidad. 0-4 y humillación absoluta. Robben aún sigue preguntándose porque en 180 minutos no ha sido capaz de regatear ni una solo vez a Coentrao, y Ribery, pretendiente a Balón de Oro, ha sido humillado de igual manera por Carvajal. Lo único malo, la absurda tarjeta a Alonso que el impide jugar la final.
WEBdeLUJO Web & Marketing Online

WEBdeLUJO Web & Marketing Online

Con la tecnología de Blogger.