Actualidad
recent

Publicidad

Hecatombe de River

Ahora mismo el equipo de River Plate está desahuciado completamente, decimoquinto en la tabla con 17 puntos, lleva nueve partidos oficiales sin ganar y su registro de goles es pésimo. Ayer ante Olimpo la afición perdió la paciencia y abucheó jugadores, entre ellos destacó la indignación ante el jóven Kranevitter por sus reiteradas pérdidas o sobre Carbonero por su falta de actividad.

La situación es crítica, mientras que el resto de equipos como San Lorenzo, Newell´s o Boca pelean por llevarse el trofeo inicial a sus vitrinas, River Plate pugna contra él mismo en una situación muy similar a la que vivió hace pocos años, cuyos hechos fueron trágicos para la institución y viviendo un descenso a la Nacional muy duro para todos sus aficionados.

La lucha interna por el poder, esa lucha por ver quien será presidente de River en diciembre, ha traído todo un clima de desconfianza a la plantilla de River, jugadores como Carbonero que despuntó en los primeros  partidos de liga y se vio como un puñal de altura, con mucho recorrido, entrando constantemente por la banda, siendo el primero en defender, casi jugando de carrilero ocupando todo el terreno de banda a banda. En los últimos partidos sin embargo ha estado poco participativo y nada luchador, con cepas de agresividad hacia compañeros y rivales, con pérdidas de balón inusuales y faltas de concentración que no se pueden permitir en un profesional.

Y ya de los arietes del equipo es mejor no hablar, porque rozan lo absurdo. Teófilo Gutiérrez en 13 partidos ha metido 3 goles. Lo mas lamentable de un jugador de su calidad, mas allá de los fallos garrafales de los que hemos sido testigos, errar goles dentro del área chica y unos contra uno de libro tirados fuera o al muñeco; es la actitud hacia sus compañeros de desprecio absoluto y hacia su entrenador. Sus lascivas palabras contra los jugadores del plantel, en un momento en que River tampoco iba tan mal, han generado un sentimiento de malestar hacia él por toda la hinchada y Ramón Ángel Díaz no lo ha vuelto a poner a jugar.

Lo del uruguayo Rodrigo Mora ya es para llorar, él dice que es delantero, pero tiene la misma actividad en el campo que una piedra. En 10 partidos en liga y 3 en copa su saldo goleador es de cero goles. No ha metido ni un solo gol en 13 partidos, es lamentable. Lo mas normal es que su puesto se lo haya quitado un crío de 18 años, Simeone, y es que competir contra alguien así en un puesto es de risa. No participa en las jugadas, a penas da fútbol al equipo y lo mas importante, las pocas que tiene las falla estrepitosamente. Es como jugar con uno menos.

Desde mi punto de vista el mayor problema de River es la media punta. No tienen ningún jugador del estilo clásico de ese Verón o Riquelme, necesitan en el mercado fichar un jugador que de vez en cuando baje al medio centro defensivo a sacar el balón jugado, pero sobretodo que mueva al equipo y distribuya  balones entre los delanteros. Mucha culpa de la escasez de gol, además de los delanteros ineptos que tiene el club, es la falta de pases al hueco o diagonales para romper las defensas rivales. Yo apostaría por subir a Kranevitter a la zona del 10, ya que aunque es joven y ayer demostró que le viene algo grande aún el jugar 90 minutos, se destapó como un jugador excelente en los pases de mas de cuarenta metros.

Por último parece que la batalla institucional está afectando y mucho a Ramón Ángel Díaz. Nada cuestionado hasta ahora debido al crédito obtenido en pasadas campañas, se le está empezando a apuntar como uno de los responsables de esta debacle. Es cierto que el equipo no juega a nada, se tropieza una y otra vez en la salida de balón y ya no usa las bandas, muy pocas veces con peligro real. Estas cuestiones tácticas que se le pueden reprochar a cualquier entrenador, en el momento pre-electoral en que vive River, y con los escándalos de jugadores como Teo, cierto es que pueden superar a cualquiera, pero mi opinión es que no se le debería reprochar tanto al míster y menos cuando ya ha dicho que jugarán algunos cuyo futuro depende de estas últimas fechas.

La situación es delicada, sobretodo para los hinchas, pero esto es fútbol, si no remontan rápido el promedio puede hacerles tirarse de los pelos en el clausura que viene y revivir imágenes nada agradables del Monumental.
WEBdeLUJO Web & Marketing Online

WEBdeLUJO Web & Marketing Online

Con la tecnología de Blogger.