Actualidad
recent

Publicidad

De nuevo: El Kaiser regresó.

En un partido en que el fútbol moderno estuvo de luto, un partido mas parecido a lo que han vivido nuestros abuelos, un partido de fútbol de verdad, sin marear al rival con la posesión, sin muchos alardes de ingeniería táctica, con decisiones rigurosas del árbitro, con tomas y dacas continuos, con un no parar de goles, la noticia no fue que el Real metiese 7 goles o que el Sevilla hiciera 3.

En este partido, mas hallá de todo lo banal, lo realmente trascendente es que volvió un Campeón de Europa, un Campeón de dos Europeos y de un Mundial, Campeón de Liga, Copa y Supercopa en España. Eso fue lo mejor del partido.

El encuentro fue a cara de perro, comenzando con un 3-0 (dos de Bale, que se estrenó en el Bernabéu y el tercero de Cristiano[penalti]) a favor del Real, pero tras los (otra vez mas) desaciertos del tácticamente nulo Sergio Ramos, ayudado en sus chapuzas por Varane, que aún no está del todo bien; Arbeloa, que está muy lejos del jugador que era y con Marcelo, desaparecido en defensa (y eso que es defensor lateral) y sin importarle lo mas mínimo bajar a ocupar su puesto; el Sevilla consiguió auparse y ponerse 3-2 con goles de  Rakitic[Penalti] y de Bacca.

En la reanudación, el partido siguió con los contrastes dignos de un combate de máxima altura. Diego López, extraordinario una vez mas, salvó al Real de un 3-3 y en la siguiente jugada Benzema puso el 4-2; ya era hora que este delantero metiese un gol en una portería. El 5-2 fue cosa de Cristiano. Rakitic certificó el 5-3 y falló el penal del 5-4. Así las cosas el Real volvió a golpear con el tercero de Cristiano y otro mas de Benzema, un 7-3 final.


Ambas defensas fueron tétricas y lamentables, y a pesar de los siete goles encajados, Beto hizo una buena actuación, atajando y rechazando todos los balones que podía, así como Diego López, quien también intervino satisfactoriamente a pesar de sus defensas.

Los aficionados del Bernabéu, conocidos como los piperos, una vez mas dieron muestra de su total falta de sensibilidad como espectadores de fútbol y es que la gran mayoría va al Bernabéu a ver fútbol porque está bien visto socialmente, sin ánimo de apoyar al equipo. De nuevo, con la vuelta de Xabi Alonso, se demostró eso, a la grada le importó un bledo que volviese Xabi Alonso (Leyenda viva del fútbol) , es mas, si hubiese sido María Santísima quien hubiese saltado al terreno de juego hubiesen reaccionado igual. Es lamentable esa "afición".

Tras lo sucedido ayer, es normal que Xabi halla tenido paralizado su contrato de renovación; en un equipo que debe 500 millones de Euros, con un entrenador ficticio, siendo el presidente (que no entiende de fútbol) quien hace las alineaciones; con las críticas que soportó el final de campaña por la prensa, ya que jugó varios meses con una grave lesión y aún así se le vilipendió y para concluir, con una afición tétrica que no sabe reconocer a ninguno de sus ídolos y que le da igual Juan que Pedro; entiendo que Alonso no quiera renovar en este equipo.

Y es que Alonso es todo lo opuesto a su presidente, no le gusta hacer exhibiciones, es una persona tranquila y humilde, que brega los 90 minutos y que mira mas por su equipo que por si mismo, claramente no es el perfil que le gusta al muy señorísimo Florentino Pérez. Pero Xabi no es tonto y todo esto lo sabe, ayer tras finalizar el partido comentó: "No creo que me echaran de menos".

Indudablemente una parte del fútbol si que le hemos echado de menos (falta decir que para la selección es vital), pero lo que está claro es que los piperos no le han echado mucho de menos. Mucho pijo y poco forofo en esas gradas, una lástima. En Liverpool seguro que te hubiesen recibido con una gran pancarta, pero te fuiste allí dejándolos huérfanos, tu decidiste.
WEBdeLUJO Web & Marketing Online

WEBdeLUJO Web & Marketing Online

Con la tecnología de Blogger.